QUE ESTE DIA SEA LLENO BENDICIONES PARA CADA UNA DE USTEDES.

ES COMPARTO ESTA  REFLEXIÓN ORACIÓN,EN SU DÍA, 

 

Que Madre Mercedes acompañe este caminar, en la etapa de Junioras,aprendamos de ella, ese amor apasionado a Jesus y lo demas vienen por añadidura

 

 DÍA DEL JUNIORADO

MERCEDES DE JESUS MOLINA.

CARIDAD HEROICA CON DIOS Y CON EL PRÓJIMO

ILUMINACIÓN BÍBLICA.

San Juan nos ha enseñado sobre el amor fraterno como expresión del amor a Dios: “Si alguien dice que ama a Dios y no ama a su prójimo, es un mentiroso” (1 Jn 4,20) Y Jesús dijo: “En esto conocerán que sois mis discípulos si os amáis los unos a los otros, como yo os he amado” (Jn 13, 34-35).

MOTIVACIÓN: Efectivamente, la caridad teologal es una virtud única; no hay dos amores, uno a Dios y otro al prójimo, sino que el único amor de Dios tiene dos aspectos complementarios e inseparables. Así, es el caso de Mercedes es imposible hablar de su amor a Dios sin hacer múltiples referencias de su amor al prójimo. (Libro de la Beatificación)

CANTO: Enséñanos a amar

A continuación, algunos testimonios tenidos en cuenta en el proceso de Beatificación de la aprobación de las virtudes heroicas de Mercedes Molina, consignados en el libro de Beatificación.

El padre Clam dice de ella: “Animada siempre de este espíritu de amor, deseaba hacer grandes cosas por su divino Esposo; y de ahí su celo por la salvación de las almas”. Dame almas le dijo Jesús subiendo la cuesta del calvario con la cruz sobre los hombros, y desde entonces se dedicó a salvar almas: Los pecadores cedían a la unción de sus palabras y se convertían a la hora de la muerte, la caridad que ejerció con los jíbaros de Gualaquiza fue admirable no solo por la paciencia con que les trataba para ganarlos a Cristo, sino por la caridad heroica con que les sirvió y curó de la repugnante enfermedad de la viruela que invadió a la tribu, cumpliendo los más humildes servicios, no tanto como enfermera sino como afectuosa madre”

Continúa el padre Clam: ¿Quién más caritativa que la Madre? Nunca la oí murmurar de nadie, ni criticar los defectos ajenos, todo lo interpretaba en favor de la caridad. Soportaba con paciencia los defectos ajenos, echándose ella la culpa de todo.

Mandamientos para vivir la caridad fraterna: Por la madre General Esperanza Sánchez Carrión, de la vida de Mercedes.

 

  • Mirarán a los demás como los mira Dios
  • Tendrán un solo corazón y una sola alma
  • La recta intención animará sus acciones.
  • Serán verdaderas hermanas y amigas en Cristo Jesús.
  • Preferirán el bien de su hermana al suyo propio
  • La caridad fraterna reinará en sus comunidades.
  • Ni indirectamente hablarán de la reputación ajena.
  • A la bondad y dulzura unirán también la firmeza
  • Tomarán decisiones en discernimiento
  • No despedirán a ningún pobre sin darle limosna

Corregir por amor

La corrección fraterna cristiana nace de la caridad, virtud teologal por la que amamos a Dios sobre todas las cosas y a nuestro prójimo como a nosotros mismos por amor a Dios. Al ser la caridad el “vínculo de la perfección” y la forma de todas las virtudes, el ejercicio de la corrección fraterna es fuente de santidad personal en quien la hace y en quien la recibe. Al primero le ofrece la oportunidad de vivir el mandamiento del Señor: “Este es el mandamiento mío: que os améis unos a otros como yo os he amado”; al segundo le proporciona las luces necesarias para renovar el seguimiento de Cristo en aquel aspecto concreto en que ha sido corregido.

La práctica de la corrección fraterna –que tiene entraña evangélica– es una prueba de sobrenatural cariño y de confianza. Agradécela cuando la recibas, y no dejes de practicarla con quienes convives”. La corrección fraterna no brota de la irritación ante una ofensa recibida, ni de la soberbia o de la vanidad heridas ante las faltas ajenas. Sólo el amor puede ser el genuino motivo de la corrección al prójimo. Como enseña San Agustín, “debemos, pues, corregir por amor; no con deseos de hacer daño, sino con la cariñosa intención de lograr su enmienda. Si así lo hacemos, cumpliremos muy bien el precepto: «si tu hermano pecare contra ti, repréndelo estando a solas con él». ¿Por qué lo corriges? ¿Porque te ha molestado ser ofendido por él? No lo quiera Dios. Si lo haces por amor propio, nada haces. Si es el amor lo que te mueve, obras excelentemente”.

ORACIÓN FINAL: Dios Padre de todo consuelo, que elegiste a la Beata Mercedes de Jesús Molina y Ayala Virgen, para que se dedicase enteramente en un servicio fiel a la ayuda de la humanidad necesitada, concédenos por su intercesión que también nosotras, siguiendo el ejemplo de su caridad, sirvamos a Cristo en nuestros hermanos y lleguemos a la gloria de tu reino. Por Nuestro señor Jesucristo. Amén.

 

VIVIÓ EL AMOR, ES LUZ  Y ESPERANZA EN NUESTRO CAMINO

MERCEDES

 

 

    

                              

info@marianitas.org
EL Chinchinal E10 – 219 y Av. 6 de Diciembre
Prov. de Pichincha. Quito – ECUADOR