HNAS, QUE CELEBRAN SUS BODAS DE CONSAGRACIÓN MARIANITA EN EL 2014

 

Damos gracias a Dios por nuestras hermanas, por su ser de mujeres plenas, fecundidad apostólica, alegría compartida, trabajo creativo.

 

 

 

Mercedes Molina, la creyente

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN DE LA SECRETARIA

 

UNA RECETA PARA TI

 

 

 

CELEBRACIÓN BODAS DE DIAMANTE, ORO Y PLATA 2015

 

 

 

 

 

 

 

AGENDA MARIANITA 2015

 

RETIROS

 

 

   

 

 

 

 

 

BODAS DE ORO Y PLATA AÑO 2016

 

 

 

LA AZUCENA Y LA ROSA

 

La Azucena, la Rosa, el Lirio, la Violeta, todas flores bellas que engalanan un jardín, son alegría y oasis para  quien las mira, si los jardines terrenos brindan serenidad y paz, cuanto más el jardín del Cielo engalanado con todas las flores del mundo, en sus santos, mártires y creyentes. 

La Azucena de Quito "Mariana de Jesús" y la Rosa del Guayas "Mercedes de Jesús Molina", son presencia constante en el jardín celestial, ellas, mujeres de profunfa fe y convicción, no negaciaron valores, porque nacieron para Dios y para los demás.

 

Mariana de Jesús, la Azucena de Quito, nunca negoció su fe, su amor a la oración, mortificación, al celo por la misión, el acompañar a quien se acercaba buscando un diálogo, un consejo, una ayuda; promover a la niñez indígena a través de la formación; emitir un criterio desde la experiencia de Dios; la pureza de corazón; la comprensión....

 

Mercedes de Jesús Molina, la Rosa del Guayas, con su vida nos dice que no se puede negociar el amor a Dios y el amor al hermano; el apasionamiento por la misión; el compromiso con la orfandad; la libertad de pensamiento, el despojo de las cosas materiales; la vida espiritual, las convicciones para trabajar en favor de los desamparados; el perdón; el diálogo; la misericordia; la humildad; la sencillez, el apoyar en una educación personalizada y actual..

 

La Azucena y la Rosa bebieron de un mismo corazón: el corazón de Jesús

La Azucena y la Rosa dos laicas, con profunda experiencia de Dios,  enamoradas del Reino

La Azucena y La Rosa, penitentes hasta el extremo, todo por amor a Dios y al hermano

La Azucena y la Rosa, mujeres de la época, profetas, apóstoles, misioneras, madres

La Azucena entrega la vida por la Patria Ecuatoriana a sus 26 años. La Rosa entrega toda su vida a la misión, Orfandad y a una Congregación Religiosa (45 años como laica y 10 como Religiosa)

La Azucena muere como laica convencida de que conocer a Dios y no seguirle es fragilidad. La Rosa muere como consagrada, convencida de que si no ama a Dios a quien ha de amar.

La Azucena y la Rosa, flores maravillosas que emanan bendición  y vida donquiera que son sembradas.

 

Hna. Marina Aguilar Vázquez

Religiosa Marianita